martes, 22 de febrero de 2011

Arte y Provocación

Esta retrospectiva de Miguel de Molina reúne más de un centenar de piezas originales del artista, entre vestuario, archivo gráfico, carteles de teatro y de cine. La muestra, que se inaugura el próximo 24 de febrero en el Centro Cultural Recoleta es también un homenaje, ya que incluye el mensaje de respeto y admiración de importantes personalidades.
Luego de su paso por Madrid y Málaga, la Fundación Miguel de Molina presenta por primera vez en Argentina esta exhibición del artista español consagrado como el Rey de la Copla. “Arte y Provocación” refleja un recorrido por los momentos más importantes de su vida artística y social, reuniendo más de un centenar de piezas originales de uno de los más grandes intérpretes de la canción española. Fue un artista multidisciplinar y un gran creador, diseñador de su propio vestuario y de las escenografías de los teatros donde actuó. La muestra se presentó por primera vez en Madrid, en conmemoración del centenario de nacimiento, despertando una gran expectativa por parte del público que se acercó para revivir su vida y dejarse seducir por el artista más notable de su tiempo.



“Arte y provocación” recorre cronológicamente la vida del artista y en ella se puede admirar su vestuario, conformado por las emblemáticas y transgresoras blusas, que él mismo diseñaba y confeccionaba,  las cuales se han transformado en la esencia de toda la exposición. El espectador se sorprenderá por la creatividad y el particular concepto de la estética de Molina, que hicieron de sus espectáculos una mezcla explosiva de vanguardia, frescura y provocación. El objetivo primordial de “Arte y provocación” es dar a conocer, a todos aquellos amantes de la copla y del arte en general, toda la vida y obra de un hombre adelantado a su época, y acercar al público el rico patrimonio de un artista incomparable. “Para nosotros es una enorme ilusión regresar a Buenos Aires con este maravilloso legado, para que sean fieles testigos de toda la creatividad e imaginación de un personaje adelantado a su época, que supo hacer vibrar a tantas y tantas generaciones y que encontró, justamente en esta ciudad, su tan ansiada libertad”, explica Alejandro Salade, Director de la Fundación de Miguel de Molina. 





Sin olvidar seguramente la profunda relación que estableció con Eva Perón, su principal difusora y protectora en el exilio obligado que el artista vivió en Buenos Aires, huyendo de las garras del franquismo. La llegada de esta muestra es, además, temporalmente acertada, ya que todavía resuena el éxito que tuvieron el año pasado las excelentes funciones de Tatuaje, esa joyita que estrenó Alfredo Arias y que proponía un encuentro en el más allá entre Miguel de Molina y su protectora primera dama argentina. 

Texto: Andrea Castro. 




Salas 4, 5 y 6. Centro Cultural Recoleta: Junín 1930
Jueves 24 de febrero al domingo 27 de marzo de 2011
Entrada libre y gratuita