martes, 10 de mayo de 2011

Metropolis completa y restaurada en el MALBA

En la larga lista de restauraciones importantes encaradas en los últimos treinta años, la de Metrópolis es un caso extraordinario, pero eso no es sorprendente porque se trata de una obra excepcional desde su misma concepción y es lógico que siga siéndolo en sus sucesivas reencarnaciones. Fue el film más caro de la historia del cine alemán y con el tiempo resultó también uno de los más influyentes, pero pocos pudieron verlo tal y como lo concibió su director Fritz Lang: pocos meses después de su estreno, la misma empresa que lo produjo decidió cortarlo y, con el tiempo el material faltante se dio por perdido. Sólo sobrevivieron diferentes versiones, sustancialmente alteradas.





Pero resultó ser que un distribuidor argentino (Adolfo Z. Wilson) lo adquirió e importó antes de que se hicieran los cortes, y luego un coleccionista (Manuel Peña Rodríguez) conservó una copia local completa hasta su muerte en 1971. Ese material fue primero reducido de 35 a 16mm. y luego conservado sucesivamente en el Fondo Nacional de las Artes y en el Museo del Cine “Pablo Ducrós Hicken”, hasta su descubrimiento en 2008. Mientras tanto, en Europa, Metrópolis había pasado a ser el film más “restaurado” de la historia. Una nómina probablemente incompleta debiera mencionar los siguientes intentos:

1961 – El Archivo Cinematográfico Nacional de Praga (entonces Checoslovaquia) realiza un primer intento de mejorar las copias conocidas, en colaboración con otros archivos soviéticos que poseían material alemán confiscado al terminar la guerra mundial.
1972 – El Archivo Cinematográfico Nacional de Alemania Oriental, trabajando a partir de la versión checo-soviética, presenta un nuevo intento de reconstrucción con una asesoría indirecta del propio Fritz Lang, que por entonces vivía en Los Angeles.
1981 – El historiador Enno Patalas comienza a trabajar en una restauración del film, desde el Museo del Cine de Munich, a partir de los elementos reunidos en los intentos previos.
1984 – El compositor Giorgio Moroder produce una versión del film con música propia, subtítulos en lugar de intertítulos y agregados de color, que sin embargo se elabora a partir del trabajo de restauración que paralelamente realiza Enno Patalas. A favor de Moroder debe decirse que Metrópolis fue entonces conocida por un público mucho más numeroso que el de museos, cineclubes y cinematecas.
1987 – Patalas presenta su reconstrucción del film, que incorpora por primera vez los intertítulos originales (encontrados en Suecia), la estructura narrativa correcta y ciertas imágenes fijas de las escenas perdidas.
2001 – La fundación F. W. Murnau produce una nueva restauración que supervisa el especialista Martin Koerber basándose en el trabajo previo de Patalas y acentuando la calidad de la imagen mediante la compilación de los mejores elementos aún existentes y de herramientas digitales.
2004 – Patalas produce una “versión de estudio” que determina con gran exactitud las tomas aún faltantes y su extensión, a partir de la detallada información aportada por la partitura completa de la música original, compuesta por Gottfried Huppertz para el estreno del film.





Ficha técnica Metrópolis (Alemania, 1926)

Dirección: Fritz Lang. 
Argumento: Thea von Harbou. 
Fotografía: Karl Freund, Günther Rittau, Walter Ruttmann. 
Dirección artística: Otto Hunte, Erich Kettelhut, Carl Vollbrecht. 
Productor: Erich Pommer para UFA. 
Duración: 145’. 35mm. 
Restauración producida por F. W. Murnau Stiftung en sociedad con el Museo del cine “Pablo Ducrós Hicken” de Buenos Aires. 




Funciones: Jueves de mayo a las 21:00 y sábados de mayo a las 22:00.
Entrada general: $30. Estudiantes y jubilados: $15. 
Música en vivo compuesta e interpretada por la National Film Chamber Orchestra, que coordina y dirige Fernando Kabusacki. 

Viernes 20 a las 19:00hs.
Presentación del libro Metrópolis, de Fernando Martín Peña
En 2008 el autor describió el hallazgo de Metrópolis, que protagonizó junto con Paula Félix-Didier, en un libro que editó el Festival Internacional de Mar del Plata y que se agotó durante el mismo evento. Esta segunda edición, una iniciativa de Fan Ediciones, actualiza la original y rescata la extraña gráfica preparada en 1928 para el estreno argentino del film.